domingo, 31 de marzo de 2013

CIUDAD Y NATURALEZA


CIUDAD

 

1. Por su inmensidad unitiva la naturaleza ofrece al hombre una imagen inmediata de la no dualidad.

 

Por la multiplicación de sus muros fragmentando el  espacio, la ciudad le impone una mentalidad dualista.


2. La ciudad funde el dualismo.

La cuál genera el múltiplo.

La cuál instaura la cantidad.
La cuál destruye el Espíritu, esencialmente cualitativo.

 

3. Es por su obsesión de ocupar autoritariamente todo el espacio, y por olvido de este vacío infinitesimal que permite a todo respirar, que la ciudad perdió del soplo que es el Espíritu, y que al decir no a la vacuidad, negó a Dios.



NATURALEZA

 

1. Poblando de dioses la naturaleza, el paganismo ha retenido el brazo de llevar el hacha, recitado oraciones antes de abatir lo indispensable.

 

Exilando a Dios en el cielo, el monoteísmo ha abandonado a su suerte una naturaleza desacralizada y se ha hecho cómplice de los demoledores.

 

2. Este follaje: tus cabellos.

 

Estos perfumes tararean tu esencia

 

Este aire circula en ti bajo la forma de soplos vivientes.

 

Este río de riñones múltiples habla de tu  flexibilidad a saltar.

 

En la montaña se extrae tu estatura

 

 

Petit dictionaire d’impertinences spirituelles.
Jean Biès
Editions Entrelacs. Paris 2006

 

 

miércoles, 27 de marzo de 2013

Castas


CASTAS

 

 1. Lo mismo que los cuatro ciclos pueden aplicarse a la vida humana, así se puede considerar las cuatro castas en correspondencia con las tendencias fundamentales del ser humano.


Según las circunstancias pueden prevalecer en cada uno una tendencia espiritual, brahmánica, o la necesidad de acción del ksatriya, el deseo de posesión de vaishya, una atracción por la materialidad cara al shûdra

 
 2. Se puede siempre ingeniarse a negar la existencia de las castas, como también de las clases. No se pueden negar mutatis mutandi la existencia de los "neumáticos", de los "psíquicos", de los "hylicos" de San Pablo, o la de los "sattvicos", del "rajasicos", del "tamasicos" de  la India; o la de los "santos", de los "genios" y "del grandes de carne" de Pascal; a la qué conectar aún la de las funciones junguianas "intuición-pensamiento", "sentimiento", "sensación".




SHÛDRA

 

1. Cuando les da a los shûdra (los espíritus rencorosos y vulgares) la envidia de jugar a  los kshattriya (los guerreros, los caballeros), inventan el nazismo y las dictaduras militares. Cuando se les pone en la cabeza hacer los vaïshya, (los negociantes, los gestores), desencadenan la doctrina liberal y desencadenan el consumismo. Cuando imitan a otros shûdras y se hacen los émulos, imponen el comunismo. Cuando se toman por brâmana (los detentadores del Conocimiento), maquinan el fundamentalismo religioso.


2.  Por shûdra es necesario sobre todo entender hoy no una casta inferior con relación al orden social tradicional, sino una categoría psicológica que ha llegado a ser mayoritaria, presente en los todas categorías de las sociedades orientales y occidentales, y conectado todo lo que corresponde de peor en el individuo: vicio, arribismo, cinismo, menosprecio del otro, egoísmo fundamental.


Petit dictionaire d’impertinences spirituelles. 

Jean Biès.

Editions Entrelacs. Paris 2006
 



martes, 26 de marzo de 2013

Autodestrucción


AUTODESTRUCCIÓN


Las ideologías también tienen sus neurosis autodestructivas. Hay en el sufijo - ismo, que les es común una toxina inevitable, como la que se inocula el escorpión amenazado.


El hitlerismo destruyó el ideal caballeresco que él se imagina personificar.


El comunismo se revela el más temible enemigo del socialismo - amigo - del -pueblo.


El islamismo es la peor inversión que el Islam pueda nutrir  en su seno.


El ultraliberalismo es la más radical puesta a muerte de las libertades  politico-económicas.
 
 
Petit dictionaire d’impertinences spirituelles. 
Jean Biès. 
Editions Entrelacs. Paris 2006
 
 
 
 

lunes, 25 de marzo de 2013

Democracia (Jean Biés)


DEMOCRACIA

 

1. La oportunidad de la democracia es que puede ser la menos peor de las tentativas políticas.

Su desgracia es que es contemporánea de la peor fase de la Edad final.


2. La democracia es menos un  sistema político que una terapia de grupo. La libertad que garantiza degenera rápidamente en palabrerías permanentes, en logorrea irreprensible.

Todos se sienten bien de estar así aliviados, se pasan, y se vuelven a poner allí.


3. Democracia: el hombre tiene ahí  todas las libertades, salvo la de una total vida interior.

Privado de poder adquirir la verdadera libertad, se ve del mismo golpe amenazado en todas las otras.
 
 
 
 
Petit dictionaire d’impertinences spirituelles. 
Jean Biès. 
Editions Entrelacs. Paris 2006
 
 
 

domingo, 24 de marzo de 2013

La falsificación de tradiciones (Manuel Castro)


La falsificación de Tradiciones:
El Primero de mayo y el engaño del llamado fenómeno Celta

 

De mas esta decir que desde hace algunos años estamos viviendo una verdadera invasión mediática sobre la llamada “cultura celta”. Desde las festividades de San Patricio y Halloween, que han sido absorbidas rápidamente por nuestro calendario, a todo un enjambre de música, películas y libros que han comenzado ha estar en boca de todos gracias a una de las más impresionantes campañas de marketing de la historia del capitalismo y más allá. Pero el factor que importa no es el económico como veremos ni siquiera el cultural, sino el espiritual. Ya que en estos días es Beltane o sea la Festividad Celta del Primero de Mayo podemos ponernos acordes con la celebración recordando lo que significa la gran farsa de la devaluada civilización celta, con Druidas, Hombres de Mimbre y todas esas estupideces que nos imponen desde los medios pseudoculturales y demuestra lo lejos que estamos de liberarnos de las ruedas cósmicas solsticiales y otras más antiguas, como la nombrada festividad ígnea, dicho a la manera de James George Frazer en “La Rama Dorada”.

Pasemos a los hechos históricos para luego ver adonde apunta esta estrategia.

 

Los Celtas : pasado y presente

Existen distintos teorías acerca de cuándo surgen los celtas, pero todas más o menos coinciden en que fue hacia el 2000 AC que tribus indoeuropeas comenzaron a tener una cultura independiente que podríamos llamar celta o protocelta. Estos pueblos eran grandes guerreros y comenzaron una expansión que los extendería sobre toda Europa llegando incluso a saquear Roma en el 390 AC.  No fueron ellos los que levantaron los monumentos megalíticos como tanto gusta confundir hoy día la cultura popular, sino que tomaron posesión ritual de estas construcciones mágicas para poder ejercer su poder sobre el territorio conquistado1. Las tribus comenzaron a afianzar sus características particulares y fue el idioma principalmente el que dio cohesión a dichos pueblos. Pese a dominar la gran parte del continente europeo, los celtas nunca pudieron formar un reino unificado. Sólo en caso de extremo peligro ellos elegían a un rey que representara todas las tribus de ese pueblo, como es el caso de Vercingetorix que lideró a las tribus galas contra las legiones romanas de Julio Caesar. Luego de muchos cambios poblacionales e invasiones los distintos pueblos celtas quedaron relegados al extremo occidental del continente europeo y con el paso del tiempo dieron orígen a las llamada Naciones Celtas.

Para analizar en profundidad el tema del llamado “Renacimiento de las naciones celtas”  debemos ver en principio a que llamamos nación. Una definición de este término nos dice que ésta es el conjunto de personas que comparte un origen étnico común, un lenguaje y una tradición común y que para constituir un estado se necesita de una estructura jurídico-política independiente de otro estado. A saber las naciones celtas son: Irlanda, Escocia, Gales, Cornualles, Isla de Man, Bretaña, Galicia y Asturias. Estas naciones tienen un idioma (o dialecto en algunos casos) propio. Cada una tiene una tradición común así como cierta cohesión étnica. Estas naciones fueron conquistadas una a una por otras naciones de origen germánico las cuales formaron las modernas Naciones europeas. Varias de estas naciones fueron dominadas por Inglaterra. Gales fue conquistada en el siglo XIII. La manera ritual de absorber el espíritu de la nación fue que desde entonces los Príncipes herederos al trono británico eran ungidos en el Lugar Sagrado donde se coronaban a los reyes galeses. Escocia fue conquistada también en esos tiempos y para quedar ligada al reino de Inglaterra se les robó la Piedra del Destino. Esta Piedra cumplía la Función Regia del Grial actuando como Oráculo por medio del cual los Reyes de Escocia eran reconocidos y coronados. Había sido traída por la tribu de los Scotos desde la antigua ciudad de Tara, “Centro del Mundo” para los celtas irlandeses en donde cumplía la misma función. Esta Piedra o Lia-Fail tenía orígen divino y tiene relación con la Piedra Luciférica traída por los Ángeles Neutrales en la leyenda del Grial2. Dicha reliquia a partir de que fue robada sirvió para la misma función, pero en las ceremonias de consagración de los reyes británicos en la Abadía de Westminster y así atar mágicamente al reino de Escocia, al tiempo que usurpar la Función Imperial para esta Monarquía Antitradicional.  Las otras naciones celtas absorbidas por el reino de Gran Bretaña fueron Cornualles, la Isla de Man y por supuesto Irlanda. En la península ibérica el reino de Castilla absorbió a Galicia y Asturias y así junto con otros naciones como Euskadi y Cataluña funda el reino de España. Precisamente con Asturias se utilizó un método similar al de Gales, ya que al heredero al trono de España es nombrado Príncipe de Asturias demostrando el poder del Reino Unido de España sobre esta nación celta. El reino de Francia asimismo absorbió a Bretaña.

Durante toda su historia estas naciones lucharon por su identidad primero y luego por su independencia. Hasta hoy la única en lograr

El estallido aparentemente espontáneo del “fenómeno celta” es algo que se viene gestando desde hace varios siglos y es hoy cuando adquiere distintos niveles de significación. El primero y por supuesto el más superficial es el de los mass-media. Desde la música se nos quiere hacer creer que los Celtas eran hombres que retozaban alegremente por las praderas de Europa cantándole a la Naturaleza, escuchando Enya o basuras similares las cuales se cuidan muy bien de contar que uno de los principales pasatiempos era el de decapitar ritualmente a sus enemigos para extraer el poder de sus cráneos. Una practica ritualmente muy efectiva, pero una imagen muy poco conveniente para vender música new-age. El cine nos mostrará cómo estos alegres hombres se convertían en fieros guerreros deseosos de dar muerte a quienes quisieran coartar su libertad, como en las películas Braveheart o Asterix, cuando en realidad les gustaba tanto la libertad que no aceptaban ninguna autoridad ni siquiera las de sus propios reyes. En cuanto a la cultura que se quiere vender tiene más que ver básicamente con fiestas, bebidas y música. Valores bastante acordes con la mundanal vida de hoy. Y no hablemos mejor del pseudo- espiritualismo pacifista, naturalista, ecologista propio de la new-age con el que se quiere ver a la religión de esos pueblos. Este pseudo-paganismo, que esta más cerca del feminismo que de alguna verdad histórica, también es el que se intenta hacer ver con los pueblos nórdicos haciendo de los fieros normandos tímidos guerreros dependientes de las decisiones de cualquier sacerdotisa delirante en su día.

Pero toda esta estupidez idiotizante para la masa hambrienta de sin-sentido no es otra cosa que una nube de humo para alejar la atención del verdadero aspecto de esta cuestión controversial y es en el nivel político-económico donde comienza perfilarse dicha cuestión. La idea que se quiere imponer aquí es declarar que la Naciones modernas están basadas en nacionalidades suprimidas (lo cual es cierto) y por eso ellas deberán reconocer la independencia de dichas nacionalidades. Por lo tanto las Naciones Modernas como tales deberán desaparecer. Esta vuelta a las raíces culturales nacionales que nos pretende hacer creer la propaganda mundial es una de las peores mentiras jamás impuestas. Por supuesto que la Naciones son un invento surgido de la Modernidad y que a las culturas se les deberán respetar sus tradiciones, pero esto no es más que una excusa para debilitar aún más la posibilidad de un verdadero retorno a la Tradición del Orígen, ya que esta pretendida vuelta a las raíces se basa en causas profundamente económicas y no en causas metafísicas, al menos no en una metafísica que sirva para la Trascendencia sino más bien para mantenernos en las pesadas cadenas samsáricas. La verdadera Liberación, en el campo jurídico-político, sólo puede ser llevada a cabo por una institución acorde con esa función liberadora, y ella es el Imperio Universal. En esta institución Tradicional la identidad cultural estaba garantizada y la figura del Emperador, como único Pontífice, es la que mantenía la Unidad Metafísica y guiaba a las naciones y a sus pueblos hacia la Gran Liberación Primordial. Frente a esta imagen se levanta la figura del Gobierno Mundial. Una institución Sinárquica basada en la Democracia y dirigida desde las sombras por alguna Sociedad Secreta pretendiendo convertir al mundo en una colmena humana. Esta institución basa la división del mundo en zonas de producción y como paso previo a su aparición deberá destruir a las Naciones Modernas dejando resurgir antiguas culturas largamente reprimidas. Pero lejos de constituir una superación al Estado-Nación para constituir un Imperio Universal la desintegración de la Naciones modernas supone la creación de regiones productivas basadas exclusivamente en la explotación económica con el pretexto de unidad cultural. Lo que en principio pareciera un volver a la Tradición Primordial es en realidad una excusa para implantar el nuevo Orden Mundial Económico. Esta pretendida independencia, basada supuestamente en lazos culturales, se realiza con el fin de disgregar a las Naciones Modernas en estados federados agrupados en Unidades Económicas. Evidentemente las naciones ya no son viables económicamente y deberán ser superadas por nuevas entidades económicas o un Gobierno Mundial de corte materialista. Regiones con Culturas independientes trabajando para intereses mundialistas. Cipayos del siglo XXI. Y la idea es que esto siente precedente en los demás pueblos que busquen o no una identidad cultural. Este movimiento puede verse también en nuestro país con el intento de crear artificialmente una nación mapuche3 la cual quedaría a cargo de las riquezas del Sur Argentino y no en beneficio de sus habitantes indígenas precisamente sino de las grandes multinacionales. Todo esto con el beneplácito de la Iglesia católica y su líder, el mago negro Wojtila que vino a realizar uno de sus mortíferos ritos derrotistas a Viedma4 en 1987, año por demás catastrófico5.

 

Los Druidas y

Sin embargo hay un factor aun más profundo que se nos escapa y es el factor espiritual y allí es justamente donde el problema se manifiesta. Si estudiamos la forma de la sociedad descubrimos que la célula de la sociedad celta era el Clan. Esta fuerte relación totémica y lunar hacía que la creación de un estado regio resultara sumamente dificultosa. Pero lo que impedía la unidad fundamental no era tanto la base poblacional, sino su clase sacerdotal la cual subvertiría el poder Real o directamente lo usurparía, así como sus símbolos, como es el caso del jabalí. Estamos hablando por supuesto de los Druidas. La visión que se nos da es la de unos ancianos místicos que cortaban muérdago con una hoz de oro y guiaban a sus reyes con su infinita sabiduría. Probablemente, pero se olvidan de decir que también dirigían sangrientos sacrificios y cómo incendiaban a los prisioneros romanos dentro de enormes figuras de mimbre durante las festividades de Beltane el 1º de Mayo6. Estos sucios sacrificadores servidores de los Poderes de la Naturaleza movían (¿y mueven?) los hilos de la cultura llevándola hacia su conclusión inevitable. Esta casta se arrogaba la autoridad espiritual y temporal recortando la soberanía de los reyes.

Esta espiritualidad era del tipo telúrico-lunar, en la cual la naturaleza era ensalzada, el alma de los muertos iba al Inframundo para luego renacer en algún animal quizás. Esta democratización de ultratumba fue entre otras las que abrió las puertas, como dirá Nietzsche, al Cristianismo. Figuras como San Patricio, San Columba, Prisciliano entregaron el honor de sus pueblos a ese Dios del Antiguo Testamento y pusieron en la vanguardia de la antitradición masónica a aquellas naciones, según ellos mismos, descendiente de los Dioses. Se tergiversó el origen de la Lia-Fail o Piedra del Destino diciendo que los Celtas eran esclavos en Egipto junto con los Hebreos y partieron con Moisés hacia la Tierra Prometida pero, sin embargo, no entraron en ella sino que iniciaron un más largo peregrinaje por Europa llevando consigo la piedra sobre la cual Jacob soñó con la Escalera al Cielo, símbolo luego utilizado por la Masonería. Este peregrinaje terminó en la península ibérica, en donde el rey Breogán formaría el primitivo reino de Galicia y desde allí viajarían a Irlanda a formar el reino de Tara la que luego sería a su vez llevada a Escocia y robada por los ingleses en el siglo XIII. A pesar del sentido Luciférico de Jacob y la lucha con el Ángel esta tradición sentó las bases para la consagración de la Monarquía británica como punta de lanza de la Masonería y todo el movimiento antitradicional. Recordemos que la Contrainiciación no crea tanto sus propias instituciones sino que introduce desviaciones esenciales a las verdaderas sociedades iniciáticas.  Y, en los Celtas, la antitradición comenzó con los Druidas, dado que anteriormente existía otra clase sacerdotal7 más aproximada al chamanismo indoeuropeo que al animismo, y es precisamente este druidismo el que hoy se quiere rescatar como baluarte de la lucha de los pueblos celtas por su identidad y no tanto su origen semidivino y heroico en detrimento de posturas religiosas devocionales.

Como de costumbre la Casta Sacerdotal Lunar y Telúrica intentando usurpar la dignidad de la Espada Regia. La cultura fue, es y seguirá siendo un arma de la Antitradición si no somos capaces de ir más allá de la Ilusión y ver cómo en realidad se manejan los hilos del Mundo.

 

 Notas

1 Ver el artículo “Los Ritos de la Derrota en el Fortín N°18 de abril del 2002.

2 Ver sobre el tema del Grial y la Piedra del Destino la obra de Julius Evola “El Misterio del Grial”.

3 Los mapuches son pueblos indios que, viviendo en su orígen en la región de Chile, migraron hacia la Patagonia argentina invadiendo y exterminando casi totalmente a los nativos del lugar, los tehuelches. Los mapuches son conocidos también como araucanos (como la región chilena de Arauco de donde han venido), y son los tristemente famosos indios que asolaban los poblados hispánicos con sus correrías y malones (claro está, luego de haber barrido con los demás indios).

Actualmente los mapuches se consideran a sí mismos como los indígenas de esas tierras patagónicas (que están repletas de petróleo y minerales valiosos) y pretenden derechos económicos (e incluso políticos) sobre ellas. Un dato llamativo es el de los muy poderosos movimientos mapuches (fundaciones y ONG´s) que tienen sus sedes en EEUU e Inglaterra y están dirigidos por gentes de tales latitudes, en donde a los indios no se los ve más que en las películas de cowboys. Por supuesto que la influencia de los servicios MI-5, CIA, MOSSAD y FBI dentro de tales grupos indigenistas, son sólo sospechas muy mal intencionadas...

4 Viedma es una ciudad de la Patagonia. Cerca de allí el expresidente masón, Raúl Alfonsín intentó vanamente mudar la capital de la Argentina, siguiendo motivaciones que nunca salieron a la luz.

5 Ver el articulo “Hacia la República de la Patagonia en el Fortín 3er Época N°3. Además se puede tener una visión de esta terrible profecía en la película animada argentina “Cóndor Crux”.

6 Ver la película “The Wicker Men” de 1973, en donde los rituales celtas son llevados a la actualidad, y puede conocerse la visión que se tenía entonces acerca de los Druidas, algo diferente a la sobrevalorada que tenemos hoy en día.

7 Dentro de las tradiciones esotéricas se dice que anterior a la magia de los Druidas, existía la de las Hadas. Esto significaría un culto propio de un pueblo indígena dominado por los Celtas. Pueblo que es claro tenía una casta sacerdotal del tipo telúrico-femenina. De allí puede que haya venido parte de la influencia sobre los Druidas (junto al no descartable influjo de una supuesta tribu semita, que Druidas de la época cristiana alegan haber asimilado, luego de una diáspora y un conocido cuentito sobre “tribus perdidas” del desierto).
Es de remarcar que entre los Celtas al principio (previo a las mezclas con las razas del lugar y las “tribus perdidas”) era el jefe del clan el que detentaba los honores y tenía la posición preponderante, incluyendo la función regia de dispensar justicia (algo que con el tiempo pasó al monopolio de los sacerdotes druídicos).

por Manuel Castro

 (Revista El Fortín nº 19 Mayo 2002)

Decadencia y Complot (Capítulo IX)


 

 

Subjetivamente, el valor del imperialismo y la de su cercano padre, el nacionalismo, no son grandes", Pero objetivamente, parece que estas fuerzas pertenecen al reducido número de
 las que pueden aún tener en fracaso el socialismo.

 

 "Vilfredo Pareto"

 

“el mundo se unifica, no se une. “

 

Abel Bonnard

 

Ahora, tenemos el Estado mundial. Y las Ceremonias del Día de Ford, y los cantos en común, y los Oficios de Solidaridad.

 

Aldous Huxley

 

Capítulo IX

NACIONALISMO E INTERNACIONALISMO


1. LA REVOLUCIÓN

Después
de la Revolución francesa la Derecha y la Izquierda van a dividirse en varias corrientes divergentes. La Izquierda, hija espiritual de la Revolución que se la puede considerar como una poderosa fuente de energía, va a heredar una prodigiosa fuerza de expansión. Entonces la madre y la hija, que es a menudo difícil distinguir, van a suscitar todos los trastornos políticos de los tiempos modernos: 1830, 1848,1870 (La Comuna), 1917. Con la socialdemocracia alemana (1869) la Izquierda va a crear el primer partido político de la historia que solo había conocido hasta entonces facciones y las tentativas sin mañana de los Jacobinos. Por último, y es lo más importante, va a inventar una nueva religión o una contra-religión, una religión secular - cualquiera que sea el término conveniente -, destinada colmar el vacío espiritual que creó destruyendo la religión en el espíritu de las masas: ésta será la ideología, alianza sorprendente, debida Karl Marx, entre el materialismo del siglo XVIII, el idealismo utópico, y el milenarismo de las sectas heréticas, alianza colocada bajo la égida de la Ciencia, nuevo ídolo de los tiempos modernos.
El marxismo, personificación de la Izquierda como religión, estaba destinado a conquistar la tierra entera; pero no consiguió unificar completamente la Izquierda, que, desafiando toda autoridad, lleva en ella todos los gérmenes de la división y la discordia.


Se pueden, en efecto, con Jean Defrasne (1), distinguir tres izquierdas salidas de la Revolución francesa: las de la Libertad, de la Autoridad, de la Rebelión. El primera, inspiradora del Girondinos, va a dar nacimiento al liberalismo. Si los liberales, como consecuencia del proceso de "siniestrismo" se sitúan hoy a la derecha sobre  el tablero político, no era lo mismo en el siglo anterior. "El liberalismo, escribe René Rémond, aparece, en el siglo XIX, como una doctrina subversiva. Y, de hecho, es una fuerza propiamente revolucionaria cuyo impulso implica el rechazo de las autoridades, que condena a todas las instituciones que sobrevivieron la tormenta de la revolución, y lleva en él la destrucción del orden antiguo ".(2) No olvidemos que son los liberales los que preparan y comienzan las revoluciones antes de ceder el lugar a hombres más radicales. La segunda izquierda, la de los Jacobinos, es autoritaria; inspira una corriente, ejerciendo una gran influencia, que coloca todas sus esperanzas en un fuerte Estado, único capaz de realizar la utopía socialista -el resultado natural de esta corriente que es la dictadura del Proletariado. Finalmente la tercera izquierda, la de la Rebelión, presenta en los enrabiados y en Babeuf, generará la izquierda revolucionaria y el anarquismo.


Es útil completar la clasificación de Jean Defrasne por la visión cronológica de las izquierdas debida Georges Lefranc (3), que hace resaltar la evolución de la Izquierda como carrera a los extremos. Georges Lefranc, que escribe una historia de las izquierdas lo mismo que René Rémond escribe una historia de las derechas, distingue cuatro períodos que suceden en el tiempo –cada período por la preeminencia de una tendencia de la Izquierda. Son las de la izquierda liberal (1804-1880), de la izquierda anticlerical y democrática (1880-1905), de la izquierda socialista (1905-1917), de la izquierda comunista (1917-?). Así aparecía claramente la tendencia a la radicalización, al extremismo, de la Izquierda - tendencia en resumen natural para una fuerza revolucionaria. De los liberales de 1789, amasados de buenas intenciones, partidarios de los derechos del hombre, se concluye en los tiranos inhumanos de los regímenes comunistas del siglo XX, pasando por los demócratas "comedores de curas".


La izquierda liberal hace excepción: no se radicaliza, al contrario se humaniza a tal punto que se vuelve conservadora. Curioso fenómeno que se explica por el desarrollo de la historia. Los burgueses liberales, que habían desencadenado la Revolución de 1789, retornaron al poder algunas décadas más tarde - muy naturalmente se convirtieron en conservadores en tanto que partidarios del nuevo orden burgués. Gracias a la Monarquía de Julio, expresión perfecta del reino de la Burguesía, el liberalismo va a transformarse en orleanismo que no se sabe ya cómo calificar: ¿falsa izquierda o falsa derecha? El orleanismo va a mantenerse todavía hasta nuestros días, llegando a ser lo que Julius Evola nombró la "derecha económica" que en efecto se sitúa a la derecha de los partidos de izquierda, sin ser por tanto derecha.


En consecuencia de la traición de la burguesía, la Revolución va a colocar todas sus esperanzas en el Proletariado. La Izquierda, en adelante, va a defender la causa de los desheredados y explotados - esta posición adoptada, confiriéndole al mismo tiempo una justificación cuasi-sacramental, va a garantizarle una influencia y una radiación universal. Al crear el mesianismo del Proletariado,
la Izquierda prolonga el mesianismo de los movimientos milenaristas de la Edad Media. El mérito de Karl Marx consistirá en aprovechar esta oportunidad; según una frase célebre, el busca la Revolución y encuentra el Proletariado, no al contrario. Con la tesis de la dictadura del Proletariado, el marxismo se volverá el representante oficial de la izquierda autoritaria y triunfará al imponerse a sus competidores. "El marxismo permanece después de 1870 la única corriente ideológica coherente del socialismo". Sólo anarquismo le disputa el lugar con éxito pero en zonas muy limitadas (...) . Hasta 1917, el marxismo seguirá siendo la ideología oficial de todos los partidos socialistas continentales".(4)

 

Después de  la Revolución de Octubre, el marxismo va a dividirse en dos grandes esferas de influencia: la esfera de influencia comunista y la esfera de influencia socialista, que se mantiene hasta este día. Se podría mantener que el socialismo no es más que un marxismo edulcorado, más reformista que autoritario, pero el ejemplo del régimen socialista sueco viene a contradecir esta aserción puesto que se pudo hablar a su respecto de nuevo totalitarismo.


En cuanto a la izquierda de la Rebelión, muy minoritaria, aún está representada hoy por los anarquistas a los cuales se podría adjuntar los Trotskistas. "Ciertos anarquistas consideran que son ellos los socialistas más auténticos y los más consecuentes". (5) ¿Cómo no darles razón?
El anarquismo es el resultado lógico de la Revolución que destruyó la Realeza y la Religión, que desafía a toda autoridad apropiándose de la divisa de los anarquistas: "ni Dios ni amo".


Comparada la Izquierda triunfante que no dejó de progresar desde la Revolución francesa y que gobierna ahora nuestro  planeta por regímenes liberales o comunistas interpuestos, la Derecha presenta la triste cara de la decadencia. Más bien que hablar de división en distintas corrientes, sería más realista pronunciar la palabra de
desaparición; en efecto, la verdadera derecha, la derecha tradicional, desaparece con el conde de Chambord, al final del siglo XIX . Ciertamente se encuentran aún hoy día los tradicionalistas, los monárquicos, pero la derecha tradicional ha dejado de existir como fuerza política - Evola afirma que se ha mantenido en Austria hasta la víspera de la segunda Guerra Mundial. ¿Cómo podría ser de otra manera en un mundo fundamentalmente antitradicional? Esta es la razón por la que la distinción establecida por René Rémond entre tres derechas se revela finalmente bastante superficial: útil como instrumento de análisis, no va al fondo de las cosas pero sigue siendo válida a nivel parlamentario... Así, no se puede contestar que hasta al principio de la III República, los legitimistas, los orleanistas, los bonapartistas, forman la derecha de la Asamblea. La primera derecha, la derecha legitimista, va pues a desaparecer, en cuanto a los otras dos: el orleanismo y el bonapartismo, estas no son, lo hemos  visto, más que falsas derechas.


¿Por qué  falsas derechas? Es lo que sería necesario explicar. Hemos visto que la Burguesía revolucionaria se convirtió en conservadora después de apoderarse del poder en 1830. Así toma nacimiento el orleanismo que no es más que un avatar del liberalismo, expresión de la filosofía burguesa. Por lo que se refiere al bonapartismo, el estudio de sus orígenes se muestra suficientemente aclarador. Bonaparte era un Jacobino, como lo prueba su actitud hacia la Iglesia y la Realeza, pero un Jacobino pragmático que, para realizar el sueño de Estado centralizador, a debido transigir con la sociedad de su tiempo, de donde la firma del Concordato y la creación de una nueva nobleza. El bonapartismo, nacido de la Revolución francesa, es un cesarismo plebeyo que toma apoyo sobre las masas populares - no podría ser más anti-tradicional. Napoleón III juzgó muy bien la acción de Napoleón I. "Mató al Antiguo Régimen restableciendo todo lo que este régimen tenía de bueno. Mató el espíritu revolucionario haciendo triunfar los beneficios de la Revolución ".(6) Es pues imposible considerar el bonapartismo como un verdadero partido de derecha, incluso si se convirtió en conservador (¡pero no reaccionario!)" y si figura a la derecha del tablero político. El fenómeno de las falsas derechas puede explicarse por el conservatismo natural de los pueblos que repugnan el cambio – no siendo la Revolución más que una crisis artificial suscitada por los
complots (o conspiraciones). Una sociedad, so pena de hundirse en la anarquía, no puede vivir sin un partido conservador, un partido del orden. Debido al "siniestrismo", propio Francia, pero que tiende ahora extenderse al mundo entero, los partidos políticos situados hoy a la derecha solo son antiguos partidos de izquierda. Los liberales, revolucionarios en el siglo XIX, se consideran en el  siglo XX como gente de derecha.

 

2. NACIONALISMO


Si el orléanismo se mantiene hasta nuestros días bajo la forma de la "derecha económica", no es lo mismo el bonapartismo que ha debido ceder el lugar al nacionalismo. El nacionalismo nació de la Revolución francesa y jugó un papel importante en todos los movimientos revolucionarios del siglo  XIX, llamado el siglo de los nacionalismos. Luego, curiosamente, en los últimos años del siglo, el nacionalismo va a pasar a la derecha. "Fenómeno absolutamente imprevisible en el contexto político del  siglo XIX, transfiere de izquierda derecha todo un conjunto de nociones, sentimientos y valores hasta ahora considerados como el atributo del radicalismo ".(7) Se podría proponer una explicación poniendo de manifiesto que la Nación, objeto del culto de los nacionalistas, no es más que una desviación antitradicional de la Patria".  Subsistiría así un escaso elemento tradicional que se despertaría en el momento en que los movimientos internacionalistas amenazan las naciones - un sobresalto patriótico hasta cierto punto, manifestación del instinto de conservación de los pueblos. En cualquier caso, el boulangismo, según la bonita fórmula de René Rémond, instituyó el acta de nacimiento del nacionalismo, y el affaire Dreyfus su acta de bautismo. Es importante tener en cuenta que "el boulangismo simboliza, en Francia, los principios del política de las masas" (8), lo que prohíbe toda aproximación con la derecha tradicional. La filiación del nacionalismo a partir del bonapartismo, por intermedio del boulangismo, parece evidente. "Boulanger hace campaña por una república consular, cedida en subcontrato a la oligarquía de los partidos y a la soberanía de una casta de parlamentarios profesionales". Es decir que encuentra algunas aspiraciones fundamentales de la tradición bonapartista. Ni reaccionario, ni prefascista, el boulangismo es un avatar de esta tradición profundamente arraigada en nuestra cultura política que asocia la llamada al pueblo y la confianza a un hombre, la pasión de la grandeza nacional y la aspiración a una determinada justicia, la democracia directa y el ejercicio de autoridad, la detestación de los liberales notables y la crítica de los parlamentarios. "(9)¡Es preciso reconocer que subsiste bien pocos elementos tradicionales en una mezcla similar!


Si se quiere comprender a la evolución de los partidos políticos modernos, nunca debe perderse de vista dos datos esenciales: el fundamento antitradicional del mundo moderno y la irrupción de las masas sobre del teatro de la Historia - Ortéga y Gasset habla incluso de "la llegada de las masas al pleno poder social".(10) Según estos datos, no puede existir hoy más que partidos de izquierda preconizando la igualdad, a menudo impregnados de nacionalismo - y partidos situados a su derecha,
donde las masas se  divinizan ellas mismas instituyendo el culto de la Nación". Lo que dice Roberto Michels del bonapartismo es válido para el nacionalismo: "encuentra un terreno eminentemente favorable en las muchedumbres democráticas a las cuales da la ilusión de ser los dueños de sus dueños; y al introducir el procedimiento de la delegación, da esta ilusión un color jurídico que place a las masas que luchan por sus "derechos". (11)

 

Los orígenes plebeyos del nacionalismo le transmiten numerosos caracteres que resultan de la psicología de las masas. "El nacionalismo no tiene teoría, a penas un programa: tiene antipatías potentes, aspiraciones vigorosas; es instintivo, pasional, sacudido pot impulsos furiosos ".(12) Reflexionando sobre esta situación de hecho es como Charles Maurras quiso reconciliar lo inconciliable y dar cartas de nobleza a un movimiento popular singularmente desprovisto de ideas. No se puede sino saludar el esfuerzo admirable de la Action FranÇaise para conferir un contenido doctrinal al nacionalismo, intentando inhalarle principios extraídos de la enseñanza contrarevolucionaria, si no tradicional. "El innegable genio doctrinal del maestro de Martigues es haber sabido fundir estos elementos dispares en un sistema intelectual al parecer lógico y coherente".(13) Desgraciadamente esta brillante síntesis, después de innegables éxitos, no ha podido llegar a construir una fuerza política capaz de oponerse de una manera duradera a la  corriente subversiva y revolucionaria". ¿Era debido a  sus contradicciones internas, a la incompatibilidad innata entre realismo y nacionalismo, a la alianza contra natura entre principios tradicionales e ideas resultantes de la Revolución francesa? En cualquier caso eso prueba que en la época moderna es  inútil esperar actuar sobre las masas refiriéndose a la Tradición. Finalmente, debido no sólo a la decadencia de la Derecha, sino también a la decadencia de Occidente, no quedan en liza, frente a la Izquierda, más que dos falsas derechas: la derecha liberal o económica y la derecha nacionalista. Situación política que puede explicarse por razones sociológicas. Nosotros hemos visto que el liberalismo era filosofía de la Burguesía; los liberales representan la clase burguesa. ¿Pero se puede aún hablar hoy de clases sociales mientras que algunos afirman que el Proletariado no existe ya y qué todos hemos llegado a ser burgueses? El hombre-masa de Ortega y Gasset sería un burgués - Berdiaev debería suscribir este juicio. En estas condiciones se podría decir que la derecha nacionalista representa a la pequeña burguesía mientras que la derecha liberal defiende los intereses de la gran burguesía. Esto sería aventurarse sobre un terreno peligroso ya que la separación Derecha- Izquierda no corresponde a la separación social. A lo sumo se puede afirmar que la derecha liberal defiende intereses económicos y que la derecha nacionalista responde aspiraciones populares. Desde este punto de vista sería interesante estudiar el resurgimiento de partidos nacionalistas, que solo pueden ser populares, en los países que no están ya, por lo menos en principio, bajo el yugo comunista. Puede preguntarse también si un nacionalismo popular no está en camino de nacer en los Estados Unidos, por reacción al internacionalismo de la elite dirigente, el Establishment - en cualquier caso existe una corriente popular muy hostil  a la Organización de las Naciones Unidas. El conflicto Derecha- Izquierdo, degradándose, parecería reducirse ahora  a la confrontación entre el nacionalismo y  el internacionalismo bajo su forma liberal o bajo su forma comunista, opuestas aparentemente pero solo presentando diferencias de grado de un mismo mal. En realidad se trataría de una clase de reacción de defensa instintiva del pueblo, cara una agresión de fuerzas ocultas que se destinan a la destrucción de las naciones. Intentaremos estudiar de una manera más profunda a los protagonistas de un combate que podría ser el último - antes del fin de los tiempos ya que el triunfo del Internacionalismo sería una prefiguración de reino del  Anticristo.


Si el nacionalismo debe permanecer la única fuerza de resistencia a la derecha, la única, según algunos, capaz de oponerse al comunismo, parece oportuno conocer bien esta "falsa derecha" salida del bonapartismo. Con este fin no podemos hacer mejor sino  seguir los análisis de Julius Evola porque son los más profundos en una perspectiva tradicional. Evola busca en primer lugar los antecedentes del nacionalismo; después de haber observado que los mitos políticos de la "patria" y de la "nación" no se encuentran en las antiguas sociedades tradicionales, estudia la disociación de la unidad ecuménica de la Edad Media y la aparición consecutiva de los Estados nacionales. La acción antitradicional de Felipe el Hermoso, con sus tendencias centralizadoras y absolutistas, se pone de relieve entonces. Más tarde la Revolución francesa vendrá a acabar este proceso destructivo del orden tradicional. "Es pues al margen de la revolución burguesa o el Tercero Estado, que la "patria" y la " nación " tomaron un sentido sobre todo político y este valor de mito que debía precisarse cada vez más abiertamente con los ideologías nacionalistas que siguieron. Los "sentimientos patrióticos" y "nacionales" se vinculan por lo tanto la con mitología de la época burguesa, y es solamente en esta época, es decir  durante el período relativamente breve que se extiende de la Revolución francesa a la  primera o la segunda Guerra Mundial, que la idea de nación jugó realmente un papel determinante en la historia de  Europa, en estrecha relación con las ideologías democráticas ".(14) Tengamos en cuenta por una parte que
el nacionalismo no es más que una forma política muy reciente con relación al tradicionalismo que siempre ha existido, y por otra parte que su aparición coincide con la "rebelión" de la casta comerciante. La aparición del nacionalismo corresponde también con la llegada de las masas que ayudaron a los negociantes se desembarazarse de las dos primeras castas. "Así viene a primer plano la nación como pueblo, colectividad y masa, es decir  lo que la nación tendió significar cada vez más a partir de la Revolución Francesa. Es casi la criatura que sigue el paso de su creador cuando, progresando en esta dirección, no se admite ya ninguna soberanía que no sea la expresión y el reflejo de la "voluntad de la nación". (15) Después de haber mostrado la acción disolvente, a partir del declive de la Edad Media, de las fuerzas antitradicionales que, al destruir el orden antiguo, favorecieron la llegada del Estado nacional, Evola pone de relieve la reducción de nivel espiritual, el paso de la calidad a la cantidad, verdadero descenso al infierno, consecutivo al nacimiento del nacionalismo que se sitúa a nivel más bajo, el de la masa. "Es sobre esta masa que actúa el nacionalismo, por medio de mitos y sugestiones propios a galvanizarla, despertar instintos elementales, halagarlo con perspectivas quiméricas de primacía, de privilegios y de potencia. Cualesquiera que sean sus pretensiones de referirse a una raza u otra, la sustancia del nacionalismo moderno no es un etnos, sino un demos, y su prototipo es el prototipo plebeyo suscitado por la Revolución francesa ".(16)

 

 El juicio de Evola sobre el nacionalismo puede parecer demasiado severo pero  se le debe reconocer que está confirmado por la historia". Es un hecho de que el régimen comunista de URSS siempre ha favorecido los movimientos nacionalistas en el mundo, incluso los que eran o se pretendían anticomunistas. Los dirigentes marxistas habían comprendido muy bien que el nacionalismo puede ser utilizado como fuerza de ruptura contra el orden establecido; conocían también el carácter "colectivizante" del nacionalismo, para reanudar una expresión de Evola, que debe conducirlos finalmente en la vía del colectivismo. Así pues, en numerosos países africanos, los nacionalistas, después de haber conquistado el poder, instituyeron regímenes comunistas. En nuestra época, donde todo orden normal está subvertido, el ejército, cuya razón de ser es con todo la defensa de la Nación, puede ayudar a un partido internacionalista, recibiendo sus órdenes del extranjero, tomar el poder, como lo prueba el ejemplo de Portugal. Sin embargo Evola, quizá en un momento de optimismo, distinguió dos nacionalismos, no uno un malo y uno bueno, esto sería demasiado simple, sino un nacionalismo subversivo y un nacionalismo susceptible de resistir la subversión".En el primer caso, el nacionalismo juega a un papel nivelador antiaristocrático, especie de preludio a un nivelamiento más extenso cuyo denominador común no será ya la nación. En el segundo, la idea de nación puede servir de punto de apoyo una rectificación y efectivamente valer a título de primera defensa contra la disolución internacionalista; invoca un principio de diferencia, que deberá servir posteriormente crear un sistema articulado y una jerarquía en el interior de cada país ".(17) La segunda forma de nacionalismo, retenida por Evola, podría representar hoy día nuestra última  posibilidad de resistir al internacionalismo, o sea a las fuerzas más o menos ocultas que obran para el establecimiento de un Gobierno mundial.

 

3. INTERNACIONALISMO


El internacionalismo es sobre todo conocido por las Internacionales comunistas de los siglos XIX y XX. La primera Internacional o Asociación Internacional de los Trabajadores se fundó en Londres en 1864; Karl Marx redactó los estatutos de la Asociación. Esta primera Internacional se disolvió en el  Congreso de Filadelfia en 1876. Con  ocasión de la Exposición Universal de París en 1889, se constituyó una segunda Internacional que, desacreditada por la poca eficacia de su discurso pacifista en el desencadenamiento de la primera Guerra Mundial, desapareció en 1919; la mayoría de sus miembros se incorporó a la III Internacional. Ésta, más conocida bajo el nombre de Komintern, se fundó en Moscú en marzo de 1919 por Lenin con el fin de reunir a todos los partidos comunistas del mundo. Stalin, por puro oportunismo, pronunció la disolución del Komintern en 1943; pero lo reconstituyó bajo el nombre de Kominform en 1947. Después de la muerte de Stalin, se disolvió el Kominform en 1956. Es preciso mencionar también  a la Internacional anarquista, fundada por Bakounine, cuyo existencia fue bastante breve, de 1872 a 1880, y la IV Internacional instituida por Trotsky en 1937, con el objeto de la revolución permanente - bonito programa pero de una aplicación bastante difícil. A continuación los socialistas no comunistas quisieron tener su Internacional. Ésta, después de distintas aventuras, se reconstituyó en 1951 en el Congreso de Frankfurt; existe todavía hoy pero es bastante discreta y hace hablar poco de ella. En fin, en el siglo XX el internacionalismo ha recibido una consagración oficial con el establecimiento de la Sociedad de Naciones en Versalles en 1919. El Pacto de la Sociedad de Naciones, presentado en la Conferencia de la Paz por el Presidente Wilson, fue preparado por su eminencia gris, el coronel House, con la asistencia de numerosos juristas. Naturalmente este bonito proyecto se presentó en su mejor momento como expresión de una voluntad de paz universal. "Oficialmente, por lo tanto, esta organización internacional’ tenía por objeto intensificar la cooperación entre las naciones y garantizar la paz y la seguridad. Pero para el "coronel "House y sus colaboradores, constituía una importante etapa hacia la instauración del Gobierno socialista mundial bajo la autoridad de la Alta Finanza internacional".(18) Sin embargo el Presidente Wilson, que presentaba todas las características del soñador utópico, no era el único a imaginar una gran organización internacional;" los Franc-masones que participaban en el Congreso Masónico de París en 1917, habían elaborado un programa similar".Además de su tendencia socialista, el Pacto del S.D.N. se inspiraba en la ideología Masónica, impresa por sus principales redactores altos dignatarios de la F.- M. El F. Pedro Mariel confirma en efecto que: "
la Sociedad de las Naciones fue esencialmente una creación masónica, y su primer Presidente fue un masón francés, Léon Bourgeois". (19) El S.D.N., después de una existencia poco gloriosa, fue disuelto en Ginebra en 1946 y sustituido por la Organización de las Naciones Unidas fundada en San Francisco en 1945. "Creada, se pretendió, para garantizar el mantenimiento de la Paz entre los Estados, la ONU se reveló al contrario como un instrumento de hegemonía a las manos de la Alta Finanza Internacional ".(20) La consagración oficial y jurídica del internacionalismo señala  el término de una larga marcha, a través de los siglos, de una idea-fuerza de la Izquierda". Pues el internacionalismo es a la vez uno de los grandes temas de la Izquierda, casi siempre asociado al pacifismo, y un organismo vivo, en particular, bajo la forma de las Internacionales comunistas. Realmente el internacionalismo existe desde hace tiempo; está presente en las sectas milenaristas de la Edad Media, en los obras de los utopistas desde el Renacimiento, y en los planes de las sociedades secretas ".La idea de un Gobierno mundial no es seguramente nueva." Desde el final de la Cristiandad medieval que nunca sido una, ha dado nacimiento a múltiples proyectos; procede de una degradación de la idea cristiana de unidad de la clase humana, hostil generalmente el Papado cuando no contempla pura y simplemente una teocracia a la inversa lo que es el caso de las  Altas Sociedades Secretas ".(21) Hemos visto que en el siglo XVII Coménius había trazado los planes de un futuro Gobierno mundial; estos planes serán reanudados en el siglo siguiente por la Franc-Masonería que, a partir de Londres, va a ejercer su influencia sobre toda Europa. Lo que nos confirma un Gran Maestro del Gran Oriente en la revista Humanismo (1969): "hace dos ciento años, el caballero de Ramsay ha anunciado la República universal. Después, incansablemente, a pesar de las decepciones, a pesar de las lágrimas, a pesar de la sangre, los Franc-Masones del mundo entero participan en su edificación ".(22) Aunque la Franc-Masonería constituye una sociedad discreta si no secreta, no hace misterio de sus proyectos de unificación de la humanidad. En una de sus obras, un eminente masón, el F. Albert Lantoine, revela el "secreto" de la Franc-Masonería: "Consiste en construir insensiblemente una República universal y democrática cuya Reina será la Razón y el Consejo supremo la asamblea de los Sabios".(23) Con el fin de realizar este sublime proyecto, la Franc- Masonería se ve en la triste obligación de destruir todas las monarquías antes de atacar a los Gobiernos nacionales que se oponen al internacionalismo. Encontramos siempre la ejecución de la "tabla rasa", cara a los utopistas. "La masonería, escribe el célebre masón suizo Quartier-la-Tente, se ha impuesto un tarea, una misión. Es cuestión nada menos que de reconstruir la Sociedad sobre una base enteramente nueva ".(24) En estas condiciones, la Franc- Masonería no puede sino manifestar su simpatía a los movimientos socialistas y comunistas que obran en la misma perspectiva. No se debe pues ligar demasiada importancia al hecho de que la Franc-Masonería se prohíba a menudo por los regímenes comunistas - la razón es puramente táctica.


Paralelamente la Franc- Masonería, la Alta Finanza que se constituyó a partir de 1694, fecha de fundación del Banco de Inglaterra, ejerce una influencia cada vez más preponderante en el ámbito de la política. Tengamos en cuenta esta concordancia en el  espacio y el tiempo: la Franc-Masonería moderna y la Alta Finanza se desarrollan las dos en Inglaterra a partir del siglo XVII. La primera estará ya muy estructurada en el siglo XVIII con logias en toda Europa e incluso en  América -
las logias américanas jugarán un papel importante en la rebelión contra  Inglaterra. La segunda se organizará realmente en el siglo XIX y se volverá una potencia capaz de imponer su voluntad a los Gobiernos. Se le se debe atribuir, parece, a John Ruskin (1819-1900), el mérito  (o la culpa) de haber creado una ideología destinada a consolidar las ambiciones de la casta comerciante, dibujando los planes de un Gobierno mundial. Imbuido de la superioridad británica, Ruskin consideraba que el mundo debía ser dirigido por una élite anglosajona que reinaría sobre masas vueltas satisfechas y flexibles por el socialismo. Su sistema "era en realidad una síntesis de la República de Platón, del Panorthosie de Coménius, del Código de Weishaupt y la Sinarquía de Sant- Yves de Alveydre, pero sobre todo del Manifiesto de Karl Marx, todo ello adaptado de manera aristocrática".(25) Ruskin, contrariamente a la mayoría de los creadores de utopías, no buscaba establecer la igualdad, pero había percibido mucho antes que Ortega y Gasset la "rebelión de las masas ", por eso, para prevenirla, preveía el socialismo en la base de su proyecto de organización universal.

 
¿Es necesario considerar a Ruskin como un hombre de izquierdas? La cuestión puede paracer ociosa pero realmente abre perspectivas interesantes; nos conduce a explorar las intenciones ocultas de la Revolución. ¿
Quiere verdaderamente establecer la igualdad? ¿O no es más que un señuelo destinado seducir a las muchedumbres? La célebre divisa "Libertad, Igualdad, Fraternidad ", debida a la Franc- Masonería, no sería entonces más que un arma de propaganda." Si se examina la acción ejercida por la Revolución en la historia, se está forzado a concluir que es sobre todo destructiva. Los teóricos revolucionarios lo declaran: es necesario destruir todo, realizar la tabla rasa, con el fin de poder construir una forma de sociedad enteramente nueva. ¿Pero se puede llamar constructiva a una fase que, sucediendo a la de la destrucción generalizada, solo podría ser anárquica? Ahora bien todos los revolucionarios aspiran la Anarquía, incluso los marxistas, puesto que la dictadura del Proletariado solo representará un período transitorio precediendo al estadio final del verdadero comunismo. Engels  exclamaba:  Queremos  la anarquía!" Eso de lo que tenemos necesidad es la anarquía: que nadie domine, que cada uno sea responsable de si mismo"(26). El fin último de la Revolución es así proclamado por  uno de sus principales teóricos, pero puede preguntarse si similar anarquía ¿no caería en la peor de las tiranías o aun si la dictadura del Proletariado no se prolongaría indefinidamente?  En estas condiciones el establecimiento de una verdadera igualdad parece poco probable. Anarquía o Tiranía, el fin que persigue la Revolución ¿no sería, como nosotros hemos  ya sugerido, de preparar el reino del Anticristo?


Se podría comprender así porqué los revolucionarios se reclutan en todas las filas de la sociedad pero particularmente en las de la casta comerciante. El Burgués, lo hemos  visto ,  constituye un tipo metafísico, es el arquetipo del hombre de este mundo, que se propone gozar lo más posible de los bienes terrestres, en una actitud a-religiosa o anti-religiosa; se opone pues al sacerdote que renunció a la existencia mundana, y al guerrero que hace prueba de desapego arriesgando su vida. Así
se explica la colusión, sorprendente para muchos, entre financieros y revolucionarios - comparten la misma Weltanschaung, la misma filosofía materialista -, colusión que va a devenir flagrante  a partir del siglo XIX. "No hay un movimiento proletario que, sin que los idealistas de entre sus jefes tuvieran conciencia de alguna manera, no actúe en interés del dinero, en la dirección querida por el dinero y durante la duración fijada por el dinero ".(27)

 

 Por eso no es necesario extrañarse de encontrar, en el origen del moderno complot mundialista ( o conspiración mundialista), a un hombre riquísimo, Cecil Rhodes, Primer Ministro de Colonia del Cabo, que controlaba la explotación de las minas de oro y diamantes de  Sudáfrica. Cecil Roberts, con la ayuda de los discípulos de Ruskin y el periodista William T. Stead, fundó  una sociedad secreta en Londres en 1891, sociedad organizada sobre del modelo de los “círculos concéntricos” de los Iluminados de Baviére - se conocerá el " círculo exterior " bajo el nombre de Tabla Redonda. "El motivo más poderoso del secreto en la sociedad Rhodes-Stead corresponde obviamente al objetivo mismo la empresa (...) Pues el fin real de la Sociedad Rodas-Stead era la realización del proyecto mesiánico de un Gobierno mundial, bajo la dirección de un colegio restringido de "Iniciados", el mismo eventualmente sometido a la dictadura de uno de sus miembros cooptado ".(28) En 1909, Alfred Milner, albacea testamentario de Cecil Rodas, fundó a una asociación semisecreta, la Tabla Redonda, que debía tener filiales en los países anglosajones, en particular en los Estados Unidos. "Las subvenciones de la Tabla Redonda estuvieron garantizados al principio por los proveedores de fondos de la sociedad Rhodes-Stead, en particular por el Rhodes Trust (...) y por los banqueros internacionales agrupados alrededor del banco Lazard Brothers, de Londres, y del banco J. P Morgan, de Nueva York". Es sobre todo por esta participación de grupos financieros que se establece una "estructura de potencia" – la expresión es del Dr. Carroll Quigley - entre Londres y Nueva York, cuya actividad se establece paralelamente en los dos lados del  Atlántico".(29)

 

Un poco más tarde, en 1919, el coronel House, consejero y maestro de pensar del Presidente Wilson, fundó en París el Real Institute of Internacional Affairs, adjunto a la Tabla Redonda, y cuya filial americana debía tomar el nombre de Council on Foreign Relations (C.F.R.). El C.F.R., que agrupa los principales banqueros, a hombres de negocios y a industriales americanos, puede ser considerado como el verdadero Gobierno oculto de los Estados Unidos. Publica, desde 1922, una revista trimestral titulada Foreign Affairs, que ejerce una enorme influencia sobre la política americana. Enrique A. Kissinger, miembro eminente del C.F.R., ejerció sucesivamente las funciones de consejero de cinco Presidentes de los Estados Unidos. "El  “ sistema “ consta de un reducido número de Iniciados", pertenecientes a la más alta finanza internacional, que prosigue actualmente el viejo sueño mesiánico de un Gobierno mundial bajo la autoridad de una oligarquía apátrida. Se tiene el testimonio del Dr. Caroll Quigley  uno de estos iniciados. En su libro: Tragedy and Hope (Tragedia y Esperanza), afirma que el objetivo de esta oligarquía es nada menos que la creación de un Sistema mundial de hegemonía financiera en manos de algunas personalidades capaces de dominar la política de cada país y la  economía mundial toda entera".(30) El testimonio del Dr. Quigley es inestimable porque emana de un miembro del C.F.R.; su libro, escrito sin embargo con un objetivo apologético, suscitó por otra parte reacciones hostiles de otros miembros de la Sociedad, porque se juzgó demasiado indiscreto. Disponemos también del testimonio capital de Bella Dodd, antiguo miembro del Boureau del Partido Comunista Americano, que escribió: "Creo que la conspiración comunista no es que una rama de una conspiración mucho más importante". (31)

 

En torno al C.F.R. giran un gran número de organizaciones con vocación mundialista; entre ellas algunas son conocidas, por lo menos por su nombre, por el gran público - es el caso de la Triláteral cuyas reuniones internacionales se anuncian por la prensa. La Trilateral Comission fue fundada en 1973 por David Rockfeller, entonces presiden del C.F.R. En cuanto al principal teórico la Trilateral, Zbigniew Brzezinski, considera que el marxismo representa una victoria de la razón sobre la creencia. Por eso la Trilateral nunca ha dejado de abogar por una aproximación con el comunismo soviético. Cuál no fue la estupefacción del disidente ruso Vladimir Boukovsky, liberado de las mazmorras soviéticas, cuando desembarcó en los Estados Unidos, al constatar que la ideología de la izquierda dominaba en el Occidente capitalista. "Como lo descubrí para mi gran sorpresa, escribe, el Establishment occidental era - y ha seguido siendo en gran medida pro-socialista y, en el mejor de los casos, discretamente social-demócrata. (...) el éstablishment es inmutable y, en democracia, su poder predomina sobre el del gobierno ".(32) Con una lucidez sorprendente, este viajero proveniente de otro planeta, el planeta soviético, ha comprendido inmediatamente el papel nefasto jugado en el mundo occidental por Establishment mundialista".


"The Establishment, como en Francia, no tiene nada de común con una asociación constituida ni con un partido político".
Es una reunión de personalidades ejerciendo un control personal sobre el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial del Gobierno, sobre la vida intelectual, la actividad científica educativa americana haciendo  autoridad hasta en las esferas religiosas, principalmente por medio de Foundations filantrópicas, estas últimas encubriendo, bajo esta etiqueta, su verdadero objetivo".(33) La existencia de el Establishment se deriva naturalmente de una de las leyes que regulan la política, según la cual siempre una pequeña minoría dirige. En democracia, supuesta ser el Gobierno del Pueblo, esta minoría permanece discreta y no aparece a la luz del  día. Pero, la voluntad de poder siendo insaciable, el Establishment no se satisface con el poder en un único país, quiere extender este poder del mundo entero; se incorpora entonces a la Revolución ya que persigue el mismo objetivo: destruir las entidades nacionales con el fin de instaurar a un Gobierno internacional. He ahí la explicación de un hecho que solo es paradójico aparentemente: el sostén concedido por los hombres más ricos del mundo a los movimientos revolucionarios que reclaman la división de las riquezas. "Si  se comprende que el socialismo no es un programa de división de las riquezas, sino en realidad un método de consolidar y controlar la riqueza, entonces la paradoja aparente de los hombres más ricos que promueven el socialismo no es más una paradoja." Al contrario se convierte en el instrumento lógico e incluso  perfecto de los megalómanos a la búsqueda del poder. El comunismo, o más concretamente el socialismo, no es un movimiento de las masas desheredadas, sino de la elite  económica".(34)

 

 A los que la anterior explicación no convenciera, aconsejamos el estudio de los hechos históricos. Está probado ahora que varios bancos americanos financiaron la Revolución bolchevique - la revolución, que nunca es espontánea como la rebelión, ¡es una cosa que cuesta caro, muy caro! ¡En 1917 Lenin pudo hacer aparecer ¡diecisiete diarios bolchéviques! Después del éxito de la Revolución, generosos banqueros apoyaron el régimen soviético y le han impedido hundirse. "una camarilla de financieros americanos no solamente ayudó al comunismo en Rusia, sino contribuyó mucho a mantenerlo en vida". Desde 1918 esta camarilla se consagró a la transferencia de dinero e información técnica hacia  la URSS. Esto está probado por el estudio histórico en tres volúmenes del profesor Antony Sutton del Stanford Universidad, titulada Western, Technology and Soviét Economic Developement. Utilizando, para la mayor parte, los documentos oficiales del Departamento de Estado, Sutton demuestra que la casi totalidad de las adquisiciones de la URSS se obtuvieron de  Occidente. No ese exagerado calificar a la URSS de made in USA "(35) De una evidencia cegadora es el hecho de que las democracias" capitalistas ", victoriosas a la salida de la primera Guerra Mundial, habrían podido fácilmente aplastar en el huevo el movimiento bolchevique, o apoyando verdaderamente los ejércitos blancos o interviniendo militarmente en una Rusia en plena descomposición. No lo hicieron a pesar de las proclamaciones amenazantes de Lenin que declaraba abiertamente la guerra al capitalismo del mundo entero. Estas mismas democracias capitalistas demostraron, al final de la segunda Guerra Mundial, una mansedumbre comparable concediendo la mitad de  Europa un régimen comunista que subvencionaba, sobre su propio suelo, partidos revolucionarios anticapitalistas. Los acuerdos de Yalta, que suscitaron tantas interrogaciones, se comprenden perfectamente en la perspectiva de un complot mundialista; ellos redujeron una multitud de naciones a dos grandes conjuntos, primer paso hacia unificación del globo. "La colusion constante entre los países anglosajones y la Rusia soviética, que, a pesar de algunos " errores ", se manifestará abiertamente durante el siglo XX, encuentra su explicación en el común determinación de sus dirigentes, reconocidos u ocultos, de hacer triunfar un socialismo universal para la instauración del Gobierno Mundial".(36) En fin, hoy día, el hundimiento del régimen comunista en la URSS es susceptible de la misma interpretación. Ninguna revolución popular, ninguna sublevación general de las masas no tuvieron lugar, el régimen no cedió a la presión de la calle sino que procedió el mismo a su transformación. Todo pasa como si los mundialistas hubieran decidido sustituir a la tiranía soviética, juzgada obsoleta e ineficaz, por una clase de socialdemocracia generalizada pudiendo englobar a Occidente. "Cuando se lee el libro del antiguo Ministro de Asuntos exteriores de Gorbachov, el Sr. Chevardnadze, que fue el primero anunciar, en diciembre de 1990, la inminencia de un golpe de Estado, se percibió que el Sr. Chevardnadze había cambiado la ideología de la lucha de clases por una ideología mundialista de lenguaje muy masónico. El Sr. Chevardnadze considera el marxismo superado por la evolución actual de la Razón humana. Habla de un Templo de la humanidad a construir, como nuevo ideal que substituya la ideología de la lucha de clases. ¿los Sres. Yakoviev, Chevardnaze y todos los que lanzaron la perestroika, no habrían intentado transformar la URSS para hacer un estado de tipo social demócrata de acuerdo con los medios masónicos occidentales? "(37)

 

La alianza de hecho, si no la complicidad, entre la Franc-Masonería, la Alta Finanza, y el Comunismo, alianza contra naturaleza a los ojos del observador profano, se convierten en una evidencia para el investigador que realiza el esfuerzo de reunir un gran número de índices probatorios; esfuerzo recompensado por el descubrimiento de curiosas confianzas hechas por los conspiradores mismos... es posible recoger un número suficiente de testimonios, a menudo edificantes, emanados de personajes de influencia. Por ejemplo, por lo que se refiere a la supresión de los Estados nacionales, podemos citar a Walt Rostow, consejero del Presidente Lyndon Johnson. "Es, escribe en su libro United States in the World Arena, un legitimo objetivo nacional de los Americanos ver retirar a todas las naciones - incluidos los Estados Unidos - el derecho a utilizar una fuerza militar importante para la continuación de sus intereses propios. Puesto que este derecho remanente está en la raíz de la soberanía nacional, es, por lo tanto, de interés americano poner un término a la nacionalidad tal como está definida históricamente".(38) Como numerosas personalidades oficiales de los Estados Unidos hacen ahora similares afirmaciones, parecería que la conspiración mundialista haya entrado en una nueva fase de realización acarreando, de una manera inevitable, la revelación parcial de sus objetivos. La fórmula "Nuevo Orden Mundial", cada vez más utilizada hoy, parece seducir numerosos espíritus que aceptarían de buen grado la extensión de los poderes conferidos a la ONU. Se podría considerar esta tendencia como el resultado de los esfuerzos de los pacifistas, que fueran sinceros o no, que tienden verdaderamente a la Paz o a la Revolución, pero la corriente mundialista es demasiado potente para que se la reduzca a la acción de simples idealistas, por numerosos que sean. Que el establecimiento de la Paz en el mundo sea un pretexto o no, se trata ante todo de una lucha por el  poder y hoy día el Dinero se ha convertido en la principal fuerza en política. Si  se acepta la tesis de los autores que hemos citado, el Dinero utiliza el Comunismo como medio para llegar a sus fines, medio que podría convertirse en peligroso para sus usuarios. ¿"No puede escaparse nadie que la colusión entre el Establishment y el Comunismo, que sea Soviético, Chino o - ¿por qué no?" - del Tercer mundo, presenta para la Alta Finanza internacional riesgos a no descuidar. Nada dice que los dirigentes comunistas aceptarán jugar el juego y que al contrario, imbuidos de su potencia, no intentarán realizar al Gobierno Mundial en su provecho. Pero, manifiestamente, los "supercapitalistas" sin embargo son los más directamente amenazados, no muestren ningún temor." Es pues de simple lógica suponer que se consideran en estado de controlar todo momento el Comunismo internacional".(39) El fracaso del régimen comunista en Rusia parece confirmar este juicio, ya que resulta de decisiones tomadas en la cumbre y no de una rebelión la base". Permanecería la incógnita representada por China.


Para los que experimentan dificultades en concebir el reino del Dinero, recordaremos que la casta comerciante tomó el poder con la Revolución francesa, ha impuesto su filosofía: el liberalismo, y finalmente estableció el sistema capitalista, o sea "el reino de la cantidad". De estas premisas se derivan necesariamente graves consecuencias: el poder de la Sangre que se suprime definitivamente en 1918 con la destrucción de las últimas monarquías hereditarias, solo subsiste el poder del  Dinero. Es divertido constatar que
la Izquierda, innatamente anticapitalista según sus declaraciones, concentra todos sus ataques contra los "patronos" o también contra las célebres "dos cientas familias", pero se guarda bien de poner de relieve la toda potencia de la Finanza international. ¿Qué son las "dos cientas familias" francesas, suponiendo que estén unidas y dispongan de un verdadero poder, en comparación de los grandes organismos financieros internacionales, como el Banco central de los Estados Unidos? "La Federal Reserva Bank US es una dictadura monetaria que posee poderes discrecionales absolutos sobre el pueblo americano y, por repercusión sobre el resto del mundo (...) En los Estados Unidos la política monetaria controlada por los siete miembros del Federal Reserva Board, los doce Presidentes y ciento ocho directores de los doce bancos del Federal Reserva". Estas 127 personas actuando en el secreto más total, tienen un poder absoluto sobre las decisiones monetarias. "(40) Si la Federal Reserva Bank US posee un poder discrecional a nivel financiero y por lo tanto a nivel político, no es la única organización de este tipo a ejercer una influencia sobre los asuntos del mundo. Hemos visto la importancia del papel jugado por el C.F.R. y la Triláteral; pero existen otros grupos de presión tales como los Bilderbergers. A este a propósito y a la intención de los lectores poco convencidos de la realidad de la conspiración mundialista, transcribiremos otro testimonio, el de John R. Rarick, miembro de los Congreso de los Estados Unidos. "Los Bilderbergers, escribe, prestigiosos y poderosos a nivel internacional, continúan dirigiendo las finanzas mundiales en una conspiración para convertir el mundo en un sistema  feudal en el cual se somete cada detalle de la libertad individual la fantasía de su veto. La nueva nobleza plutocrática se propone controlar las nuevas colonias gracias a su dominio del dinero y de la potencia financiera, sin preocuparse de los caracteres políticos o geográficos, ni de raza, creencia, color, religión o sexo. "(41) James Perloff, que dedicó un libro al C.F.R., cita la declaración estupefaciente hecha por Rowan Gaither, Presidente de la Fundación Ford a Norman Dodd, miembro de una comisión de encuesta del Congreso americano: "Usaremos nuestro poder con el fin de cambiar la vida en los Estados Unidos  de tal manera que puedan fundirse juntos con la Unión Soviética".(42)

 

Después de haber reunido una serie de testimonios sobre los círculos de las alta finanza internacional, encontramos la cuestión de  la unidad de la Revolución." Si la Revolución es una entidad, un ser espiritual, sus representantes sobre tierra ¿forman un "orden" jerarquizado, parodia satánica de las órdenes de caballería, o actúa en total independencia? ¿Existe un centro coordinador que sea a la Revolución lo que el Komintern era al Comunismo? Parecerían que no son tan numerosas las distintas formas de la Subversión. Gary Allen y Larry Abraham, en su estudio de la conspiración financiera, precisan que pertenece a un conjunto mucho más extenso. "Esta conspiración, escriben, no está constituida solamente por banqueros y financieros internacionales sino que  incluye todos los ámbitos donde se ejerce la acción humana. A partir de Voltaire y Adam Weishaupt, pasando por John Ruskin, Sidney Webb, Nicholas Murray Butler, se trata siempre del intelectual a la búsqueda del poder, que muestra a los "hijos de Mammon" cómo utilizar sus riquezas para regular el mundo. ".(43) Por eso la Subversión, verdadero Protéo, puede utilizar todas las formas concebibles para llegar sus fines, incluso formas antagónicas como el Capitalismo y el Comunismo. Si  se quiere comprender la Revolución es necesario admitir que es la vez un organismo vivo, o más concretamente organismos, a menudo efímeros – retomemos el ejemplo del Komintern -, y un "mito", en el sentido soréliano, es decir una idea-fuerza capaz de encender las muchedumbres; pero sobre todo es necesario percibir que es una fuerza de naturaleza espiritual, superando nuestro mundo y sus luchas políticas. "Existe, como cada uno puede verlo, un conflicto perenne a través del mundo. Se la ha designado como la lucha entre la izquierda y la derecha, entre la Cortina de Hierro y el Mundo Libre, entre el Comunismo ateo y la Cristiandad. En realidad esta confrontación de fuerzas mundiales es un macrocosmo simplemente del conflicto que se continúa en el interior de cada ser humano. Nosotros le hemos llamado el combate entre la materia y el espíritu, entre el deseo y la conciencia, entre Dios y Satanás. Pero cualquiera que sea el nombre conveniente, el conflicto existe. Esta es la razón por la que observamos la paradoja de la alianza entre Capitalistas y Comunistas. En contradicción con la doctrina marxista, la vida no es una lucha de clases sino una lucha espiritual ".(44) Después de haber formulado este juicio, James Perloff, afectado por el desarrollo extraordinario de los movimientos en favor de un Gobierno Mundial, se pregunta si el reino del Anticristo no está tomando forma".


Para Pierre Virión también "el combate es espiritual, religioso sobre todo, y
la toma de posesión del mundo por los poderes del dinero, las tecnocracias, los supernacionalismos no son política en primer lugar sino esencialmente satánica".(45) El fenómeno revolucionario tomó tal amplitud en el siglo XX que es difícil considerarlo puramente humano;" la Revolución se apoderó no solamente de los mayores países del mundo sino  también de la mayoría de los espíritus, incluso de los que deberían estar protegidos por su religión, y  puede preguntarse si ella no ha triunfado   en penetrar en la Iglesia" esta falsificación humanitaria de nuestra santa religión que la Revolución construyó en Rusia y China sobre las decenas de millones de cadáveres de gente reputada inasimilables (es decir de gente que no quiso " doblar la rodilla delante de la bestia") y este orden nuevo, lleva la marca del enemigo de Dios y del género humano".(46)

 

Como lo dice Louis Daménie, es necesario venir a nombrar al diablo y reconocer la existencia de sus principales agentes sobre tierra," verdaderos conductores espirituales que dirigen en la historia la gran ofensiva del mal y quienes, no lo hacen ni por interés, ni por debilidad carnal, ni por cálculo. Lo hacen por amor, por este amor negativo que es el odio de todo lo que procede de Dios ".(47) La religión del diablo tiene no sólo sus fieles sino también sus "santos "que se sacrifican en cuerpo y alma para la realización del la grande obra: el advenimiento del reino del Anticristo. Después de los siglos de racionalismo, de propaganda revolucionaria negando el pecado original e incluso la realidad del Mal, nuestros contemporáneos tienen la mayor dificultad en concebir la existencia de Satanás; en cuanto a asignarle una influencia sobre el curso de la historia humana, es una hipótesis que los historiadores se sienten en el deber rechazar como no científica. Y sin embargo esta hipótesis permite explicar la continuidad sorprendente de la acción revolucionaria en el tiempo, continuidad que sería difícil acordar a un organismo puramente humano triunfando al mantenerse y perpetuarse durante siglos.


Henri Le Caron considera que es una locura cerrar los ojos sobre la realidad de Satanás. "El demonio, escribe este autor, existe realmente. Es visible en el comunismo, ya que la persecución religiosa por los comunistas es una conspiración contra Dios, tejido por el único que pueda tener la pretensión de invertir del trono del Todo-Poderoso. Es una guerra sin razón contra el Señor de la luz, llevada con una lógica de hierro por un puñado de secuaces del Príncipe de las tinieblas".(48) Es innegable que el Comunismo ha impulsado la persecución anticristiana hasta un grado espantoso, sistemático, desconocido en la  historia. Numerosos testimonios, dignos de fe, exponen el odio, patológico o satánico, manifestado por los Comunistas hacia la Religión. Nos limitaremos a citar el del pastor baptista Richard Wurmbrand que pasó catorce años en las mazmorras comunistas rumanas, antes de ser liberado por rescate, y cuya supervivencia se consideró como un milagro por los médicos occidentales. "Lo que los comunistas, escribe, infligieron a los cristianos superan el entendimiento humano. Vi marxistas torturar cristianos y la cara de los verdugos estallaba en una alegría extática. Mientras que nos martirizaban se los oía gritar: "¡ Somos el diablo!".(49) Se comprende entonces porqué el papa Pio XI ha considerado el Comunismo no sólo como "intrínsecamente perverso" sino que también como "el ejército de Satanás sobre tierra". (50)

 

 Podemos pues concluir con Nesta Webster que "el objetivo final de la revolución mundial no es el socialismo o incluso el comunismo, ni el cambio del sistema económico existente, ni la destrucción de la civilización en un sentido material; la revolución deseada es moral y espiritual, una anarquía por la cual todos los principios establecidos durante diecinueve siglos serán invertidos, todas tradiciones pisoteadas por los pies, y finalmente el ideal cristiano suprimido". (51) Si tal es el objetivo de la Subversión, no puede faltar de manifestarse en todos los ámbitos de la existencia y particularmente en el ámbito religioso; se trata no solamente de luchar contra la Religión, sino de crear una contra-religión. La proliferación actual de las sectas religiosas, lejos de ser el síntoma de renacimiento espiritual, no sería más que la preparación de una nueva religión. Entre estas sectas, la New Age podría realizar la unidad y convertirse en la futura religión mundial. Según Deirdre Manifold "la New Age tiene cuatro objetivos: 1° Inauguración el Nuevo Orden mundial. 2° Lanzar una nueva religión mundial. 3° Generación del Cristo de la New Age. 4° Rendir honor y homenaje universales a Lucifer (su portador de Luz) ".(52) En estas condiciones, la New Age aparece como un elemento de la conspiración mundialista, su complemento espiritual hasta cierto punto. Así se concretan los planes de las Sociedades secretas, así se prepara cada vez más abiertamente el mundo futuro querido por los Iniciados, los Insiders, que parecen embriagados por sus realizaciones: a nivel político la ONU prefigura al futuro Gobierno mundial, a nivel económico los grupos de influencia, tales la Triláteral y los Bilderbergers, aseguran el reino del Dinero, finalmente a nivel religioso la New Age prepara los espíritus el futuro religión universal.

 

4. TEORÍA DEL CAOS


No hay dominio filosófico que no esté afectado por la Subversión con la nueva teoría del Caos - teoría que representa el resultado lógico del pensamiento revolucionario
que no ha dejado desde siglos de poner todo en cuestión, de combatir los fundamentos de las sociedades humanas  incluido del orden cósmico. La teoría del Caos sería a nivel filosófico lo que es el socialismo a nivel político: una manifestación del nihilismo de la Izquierda, una negación total de lo divino. Como los Antiguos, los teóricos del Caos hacen de éste una entidad, casi una divinidad, que se encontraría en el origen del  universo - manera radical de negar la creación divina. "Al comienzo había no el Verbo sino" el vacío "," el caos "," la fluctuación "," la inestabilidad creativa de la materia ". " No hay más orden absoluto, incondicional, eterno", proclama Morin, "no solamente a nivel biológico (...) sino no aún más en el universo estelar, galáctico y cósmico. (...) el desorden está en el tejido subatómico del universo. El desorden está en el origen accidental de nuestro universo (...) el desorden es inseparable de la evolución de nuestro universo ". (53)

 

Se encuentran en esta bonita teoría el espíritu fundamentalmente antirreligioso de la Revolución que niega el orden divino a fin poder reemplazarlo por un orden puramente humano; se encuentra aquí también el materialismo de los "filósofos" del Siglo de las Luces. "Es la materia misma, en efecto, la que determina un camino evolutivo hacia estructuras siempre más complejas. Eso comporta la capacidad de percibir y pensar de la materia, ya teorizada por Toland y por el deísmo inglés, antes del mismo Diderot y Marx. "(54) A fin de explicar el orden del mundo, o, en el caso de Marx, su evolución, el materialista se ve obligado a conceder a la Materia una cierta conciencia y una determinada voluntad - pero se burlan de esta contradicción, siendo su objetivo eliminar a Dios - caen entonces en el panteísmo. "La naturaleza no es solamente materia que evoluciona en el espacio y el tiempo, sino que es un todo-viviente, que tiene en si un alma, principio interior y espontáneo de actividad". (55) El panteísmo es una tentación permanente para la Izquierda puesto que debe reconciliar su negación de Dios con su creencia en la Evolución y el Progreso.


Para Roberto de Mattei "la teoría del caos se presenta propiamente como una gnosis, es decir como una " técnica del conocimiento ", gracias a la cual el hombre vuelve a entrar en posesión de la clave misterio cósmico y " reconoce " su propia naturaleza divina, anulando la individualidad en el Todo inconsciente". (56) Bajo nuevas ropas encontramos la vieja cosmología de las sectas gnósticas, con un carácter nihilista aún más acentuado, ya que no se trata más de declarar el mundo malo sino de disolverlo en la lucha de fuerzas antagónicas. Los teóricos del Caos van aún más lejos, combaten la constitución misma del entendimiento humano pretendiendo negar el principio de causalidad.


Dado que es difícil proponer una explicación del universo bajo una forma enteramente negativa, nuestros modernos gnósticos introducen, muy arbitrariamente, en su sistema el concepto de solidaridad. De una manera poco convincente suponen "una trama de relaciones ", es  decir una relación solidaria y necesaria que vincularía cualquier realidad autoorganizada al entorno".(57) Realmente - y es aquí donde la Revolución se manifiesta subrepticiamente - la intención oculta es aportar una fianza filosófica o pseudocientífica para la edificación de la República Universal, y eso por medio del principio de solidaridad. Los teóricos del Caos, cantores del desorden universal, abogan curiosamente por una "regeneración de la solidaridad en el tejido complejo de la sociedad civil" y por una "
revivificación de las fórmulas federativas y confederativas para sobrepasar el Estado-nación".(58) ¡Sobrepasar el Estado-nación! Así la teoría del Caos, del desorden original, consigue la apología del Nuevo Orden Mundial! Todas estas elucubraciones, a la vez gnósticas y pseudocientíficas, podrían prestarse a la risa, pero sería  culpable dejarse ganar por la hilaridad, ya que confirman una predicción pesimista de Guénon: la fase de solidificación (racionalismo) debe suceder una fase de disolución (pseudospiritualismo) - y la teoría del Caos parece un elemento del proceso de disolución.

 

5. ENSEÑANZA


Ahora si descendemos del plan de la filosofía teórica al de la enseñanza, encontramos también la subversión y la conspiración mundialista. Encuentro fácil prever para el experto de literatura utópica - sabe que la educación de los niños, su "
adiestramiento", constituye la principal preocupación de los hacedores de utopías, preocupados sobre todo por la formación del futuro ciudadano de la Ciudad ideal. Cuando  se quiere "transformar" al ser humano, "perfeccionarlo ", es necesario amasarlo, modelarlo desde su edad más joven. Todos los revolucionarios, a comenzar por Robespierre, persiguen a la familia con su odio y quieren confiar la educación de los niños al Estado - su ideal es Esparta, menos su carácter aristocrático naturalmente. En Francia, la Izquierda, siempre previsora y sabiendo calcular a largo término - de donde la permanencia de la conspiración -, se ha apoderado de la Enseñanza desde los principios de la III  República, sin causar reacciones o contramedidas eficaces en sus adversarios de derecha. En la actualidad, con el desarrollo paralelo de las instancias internacionales y de la conspiración mundialista, son los sistemas educativos del mundo entero, los que sufren la influencia de la Subversión. Pascal Bernardin dedicó a este tema un estudio difícilmente contestable ya  que está basado solamente en documentos oficiales emitidos por las grandes organizaciones internacionales: ONU, UNESCO, Consejo de  Europa, OCDE. De este estudio resulta con evidencia que la conspiración mundialista se esfuerza en penetrar todos los programas de enseñanza de del planeta.


Después del hundimiento de la la URSS y el fracaso aparente de los métodos revolucionarios violentos, parecería que los mundialistas aplican las teorías de Gramsci y buscan apoderarse en primer lugar de las "superestructuras" - método maquiavélico (Gramsci escribió un ensayo sobre Maquiavelo) que ha debido sugerir a Pascal Bernardin el título de su libro: Machiavel Pédagogue. Si Maquiavelo era un personaje inquietante, sus modernos discípulos lo son mucho más ya que no se satisfacen ya con intrigas políticas sino que se libran a maquinaciones que afectan al ámbito psíquico; aprovechan con una inteligencia casi demoníaca los progresos de las ciencias psicológicas y sociológicas relativas especialmente a la "violación de las masas" y al "lavado de cerebro". Según Pascal Bernardin "los revolucionarios ahora están convencidos de que este sistema (soviético) no les permitía un control óptimo de la sociedad y los individuos - y sobre todo de su psiquismo (...) Así no se busca ya controlar la sociedad por medio de la economía, cara a Marx, sino manipulando los valores, las actitudes y los comportamientos, es decir los psiquismos". (59) Como quería Gramsci, la lucha revolucionaria se transporta ahora al ámbito psicológico y cultural, lo que implica la toma de posesión de la Enseñanza, primera etapa en del conquista y la transformación de los espíritus.


Así "una revolución pedagógica basada en los resultados de la investigación psicopedagogía está en curso en todo el mundo (...) Esta revolución pedagógica contempla imponer una "ética para la creación de una nueva sociedad (Parlamento Europeo) y establecer una sociedad intercultural. La nueva ética no es más que una presentación notable de la utopía comunista".(60) Conocer esta revolución pedagógica permite accesoriamente
explicar el hecho paradójico de una subida constante de los créditos consagrados a la Enseñanza seguida por una reducción no menos continua de la calidad de los estudios. En efecto, no se trata ya de despertar los espíritus y de transmitirles un conocimiento, sino del transformarlos en instrumentos flexibles del futuro Orden mundial. "La reforma pedagógica que tiene lugar en la hora actual en numerosos países quiere sustituir a las enseñanzas clásicas y cognoscitivas por una enseñanza" pluridimensional y no cognoscitiva que afecta todos los componentes de la personalidad: ética, emocional, social, cívica, política, estética, psicológica... Se tratan de vaciar las enseñanzas de su contenido (cognoscitivos) para sustituirlos por un adoctrinamiento criptocomunista y mundialista, que contempla modificar los valores, las actitudes y los comportamientos".(61)

 

Comprendemos entonces porqué los Diarios y los otros medios de información, sujetos al control de los financieros internacionales, evitan criticar el comunismo y se guardan bien de injuriarlo. Es que el comunismo demostró una temible eficacia y que puede aún servir. Si se cree a Pascal Bernardin, uno de los objetivos de la revolución pedagógica es crear "una sociedad dual, compuesta de dos clases: los dirigidos y los dirigentes, la élite y el pueblo,  ciertos dicen los capataces y  los esclavos (...) El trabajo intelectual, así como el poder, estará entonces reservado a una élite tecnócrata que habrá recibido, en exclusiva, la formación intelectual necesaria para su cumplimiento".(62)

 

¡Extraño resultado del igualitarismo revolucionario! pero la igualdad será realizada en la base por del comunismo reservado a las masas, de acuerdo con las ideas de Ruskin. Más extraña aún sería la hipótesis de una Izquierda mistificatriz que permite el paraíso sobre tierra con el fin de preparar el infierno, pero las realizaciones de los regímenes comunistas van bastante en este sentido: se masacran millones de seres humanos en nombre del humanismo. Que similares masacres solo suscitan una escasa reprobación en comparación de la fuerza del crimen, muestra hasta qué punto nuestros contemporáneos están penetrados por el espíritu revolucionario. La revolución pedagógica no es quizá paso indispensable habida cuenta de los resultados ya obtenidos por la propaganda subversiva, marcará solamente un paso más hacia el control total de las conciencias humanas. ¿Cómo no pensar aquí en las predicciones de un Aldous Huxley o de un George Orwell, incluso si se presentaron en su tiempo bajo una forma novelesca? ¿No estamos sobre el umbral "del mejor de los mundos"? En cualquier caso, podemos pretender, en virtud de todos los elementos de los que disponemos, que el reino de la Igualdad no es más que un objetivo secundario de la Revolución, su objetivo principal, pero oculto, consiste establecer un régimen totalitario que será la prefiguración de reino del Anticristo.


Notas


(1) Cf. J. Defrasne, La Gauche en France de 1789 á nos jours.

(2) René RÉMOND, Introduction á 1'histoire de notre temps siécle, p.96.

(3) Cf. G. Lefranc, Les Gauches en France 1789-1972.

(4) Jean TOUCHARD, Histoire des idées politiques, p.314.

(5) Daniel GUÉRIN, L'anarchisme, p.47.

(6) NAPOLÉON III cité par J.C. Petitfils in La droite en France de 1789 á nos jours, p.47.

(7) René RÉMOND, Les droites en France, p.150.

(8) Zeev STERNHELL, La droite révolutionnaire, p.56.

(9) René RÉMOND, op. cit., p.152.

(10) J. ORTEGA Y GASSET, La Révolte des masses, p.47.

(11) R. MICHELS, Les partis politiques, p.214.

(12) René RÉMOND, op. cit., p.157. (13) J. C. PETITFILS, op. cit., p.72.

(14) J. ÉVOLA, Chevaucher le tigre, p.225.

(15) J. EÉVOLA, Les Hommes au milieu des ruines, p.34.

(16) J. ÉVOLA, Révolte contre le monde moderne, p.462.

(17) J. ÉVOLA, Les Hommes au milieu des ruines, p.197.

(18) Jacques BORDIOT, Une main cachée dirige, p.126.

(19) Jacques BORDIOT, Le Gouvernement Invisible, p.97.

(20) Ibid, p.111.

(21) Pierre VIRION, Bient6t un Gouvernement Mondial ?, p.5.

(22) Cité par J. Ploncard d'Assac, in La Politique, revue Lectures FranÇaise, N° 426, octobre 1992.

(23) Cité par Léon de Poncins in La FM d'aprés ses documents secrets, pA8. (24) Ibid, p.36.

(25) Jacques BORDIOT, Le Gouvernement invisible, p.86.

(26) F. ENGELS, cité par R. de Mattei in De 1'Utopie du progrés au régne du chaos, p.153.

(27) Oswald SPENGLER, Le déclin de 1'Occident cité par Deirdre Manifold in Fatima et la grande conspiration, p.82.

(28) Jacques BORDIOT, Une main cachée dirige, p.90.

(29) Ibid, p.94.

(30) Jacques BORDIOT, Le Gouvernement invisible, p.85. (31) Ibid, p.85.

(32) V BOUKOVSKI, Jugement á Moscou, p.304.

(33) Pierre VIRION, op. cit., p.72.

(34) G. ALLEN et L. ABRAHAM, None dare call it conspiracy, p.37.

(35) Ibid, p.85.

(36) Jacques BORDIOT, Le Gouvernement Invisible, p.95.

(37) Yvan BLOT, in journal Présent du 24 aoút 1993.

(38) Cité par J. Bordiot in Une main cachée dirige, p.255.

(39) Jacques BORDIOT, Une main cachée dirige, p.275.

(40) Deirdre MANIFOLD, Fatima et la Grande Conspiration, p.45-6.

(41) Cité par J. Bordiot in L'Occident démantelé, p.159.

(42) Cité par J. Perloff in The Shadows of Power, p.205.

(43) G. ALLEN et L. ABRAHAM, None dare call it conspiracy, p.86.

(44) J. PERLOFF, op. cit., p.220.

(45) -Pierre VIRION, op. cit., p.242.

(46) Henri LE CARON, Comprendre la Révolution, p.64.

(47) E. MALYNSKI, cité par L. Daménie in La Révolution, p.116.

(48) Henri LE CARON, op. cit., p.127.

(49) R. WURMBRAND, cité par D. Manifold in Fatima et la Grande Conspiration, p.103.

(50) Pie XI, encyclique Divini Redemptoris, cité par D. Manifold, op. cit., p.63.

(51) N. H. WEBSTER, Secret Societies and Subversive movements, p.337.

(52) D. MANIFOLD, Vers le nouvel ordre du monde, p.41.

(53) Roberto de MATTEI, De l'utopie du progrés au régne du chaos, p.29.

(54) Ibid, p.34.

(55) Ibid, p.50. (56) Ibid, p.50. (57) Ibid, p.37.

 (58) Ibid, p.102.

(59) Entretien avec Pascal Bernardin, revue Lecture et Tradition, N° 221­222, juillet-aoút 1995.

(60) P. BERNARDIN, Machiavel Pédagogue, p.7. (61) Ibid, p.98.

(62) Ibid, p.172-3.

 

***

            

 

Jacques du Perron, DÉCADENCE ET COMPLOT.
Droite et Gauche. Tradition et Revolution. Tome II.

 

Éditions Godefroy de Bouillon. Paris 1998

 

Pp 285-318